Más demanda en la red de atención primaria de salud, falta de insumos en forma intermitente, más de mil trabajadores en negro e incertidumbre sobre la situación salarial es el escenario que puso al Sindicato de Profesionales Universitarios de la Sanidad (Siprus) de cara a una nueva medida de fuerza.

Así lo planteó ayer la secretaria general del gremio, María Fernanda Boriotti, quien si bien aclaró que aún resta ponerle fecha al reclamo, dijo que “hay una creciente complejización del escenario de atención que se da en los centros de salud de los barrios, pero también en los hospitales”.

Lo que sucedió este fin de semana en San Francisquito, donde ingresaron por la noche al centro de asistencia del Ministerio de Salud provincial y sustrajeron sobre todo elementos de farmacia es una muestra del contexto que atraviesan a diario profesionales y vecinos.

“La realidad social y económica hace tiempo que tiene impacto directo en el trabajo diario”, recalcó Boriotti, y señaló que “lo que viene sucediendo es un aumento constante de la demanda tanto en los centros de salud como en los hospitales, un proceso que avanza sin que haya respuesta a la necesidades de los trabajadores”.