El presidente saliente, Mauricio Macri, y el mandatario electo, Alberto Fernández participaron este domingo de una misa “por la unidad y la paz” en la Basílica de Luján, en la recta final de la transición presidencial.

 

En un contexto de cordialidad entre los espacios políticos de ambos dirigentes, compartieron el Día de la Inmaculada Concepción de María en la penúltima jornada previa al traspaso de poder.

Los mandatarios se ubicaron en sillas contiguas en la primera fila para participar de la celebración religiosa, donde se los observó sonrientes y dialogando en más de una oportunidad. Además, ambos mandatarios se efectuaron el saludo de la paz durante la misa y al final de la misma, en una clara señal de cordialidad. Hubo, incluso, lugar para la camaradería, cuando compartieron un vaso con jugo de pomelo.

En sintonía, Alberto Fernández se acercó a saludar a los ministros del Gobierno de Mauricio Macri, al igual que el presidente saliente, que se abrazó con el futuro jefe de Gabinete, Santiago Cafiero. Incluso, al finalizar la ceremonia, el actual jefe de ministros, Marcos Peña, y el ex embajador en el Vaticano, Eduardo Valdés, compartieron un breve diálogo con los periodistas.

Presentes y ausentes

Por parte del Frente de Todos, asistieron los futuros ministros Daniel Arroyo (Desarrollo Social), Felipe Solá (Relaciones Exteriores), Santiago Cafiero (jefe de Gabinete), Marcela Losardo (Justicia y Derechos Humanos), Gabriel Katopodis (Obras Públicas) y Nicolás Trotta (Educación), entre otros.

En tanto, en representación de Juntos por el Cambios concurrieron los ministros salientes Patricia Bullrich (Seguridad), Marcos Peña (jefe de Gabinete), Guillermo Dietrich (Transporte), y Hernán Lacunza (Hacienda).

Las principales ausencias estuvieron dadas por la gobernadora de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, y su sucesor, Axel Kicillof, al igual que el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta.