En junio, el relevamiento técnico de las variables del sistema ya arrojaba un valor de $37,11 por viaje. Mientras tanto, desde las empresas advierten que tendrán dificultades para abonarles el aguinaldo a los choferes.

Finalmente, hoy el Ente de la Movilidad se reunirá al mediodía para evaluar los estudios de costos del transporte urbano de pasajeros correspondiente a agosto y analizar una proyección de la ponderación de octubre. Este termómetro del servicio público servirá para actualizar cómo quedó el desfasaje entre los datos técnicos y la tarifa del boleto, ubicada en 32,50 pesos.

En tanto, hoy se debería completar el pago del 40 por ciento de los sueldos correspondientes a los choferes de colectivos, en el marco de un compás de espera entre las empresas y la Unión Tranviarios Automotor (UTA). Pero lo que realmente preocupa aún más por estas horas es el cumplimiento en el pago del aguinaldo previsto para el 18 de este mes, junto a otro 5 por ciento de aumento que debería liquidarse el 20 de diciembre.

Tras la postergación del viernes pasado, hoy están convocados los directores del Ente de la Movilidad para conocer y actualizar los estudios de costos correspondientes a agosto y octubre, según indica La Capital.

El requerimiento corresponde al cumplimiento de la normativa que impone una publicación regular del sondeo técnico hecho por este organismo, que pueda servir de parámetro para que luego se determine el precio de la tarifa en los colectivos.

La referencia más reciente son los 37,11 pesos de junio, que parecen estar a años luz del incremento de los combustibles, el precio de las cubiertas y el costo laboral.

Como dato, vale recordar la evolución de costos que la secretaria de la Movilidad, Mónica Alvarado, había difundido en septiembre pasado, donde el dólar (nomenclador de los repuestos y material rodante) pasó de 46 a más de 61 pesos.

Y si en abril, el biodiesel costaba 29 pesos el litro, para septiembre ya había trepado a un valor de 39,60 pesos (37 por ciento) y la semana pasada el gobierno nacional autorizó una nueva suba, del 14,6 por ciento.

Las cubiertas, en el mismo período, treparon de 16.300 cada neumático a más 23 mil pesos. Y los coches cero kilómetro pasaron de 7,9 millones de pesos a una cifra superior a los 10 millones. Los valores técnicos que arrojen los estudios de costos correspondientes a agosto y octubre actualizarán los precios de los insumos y pondrán blanco sobre negro el enorme desfasaje que se presenta entre la foto que ilustra la realidad del sector y lo que los usuarios pagan para viajar en ómnibus.

Otro dato preocupante. La UTA había acordado en paritarias aumentos de salarios para este mes; en una suma no remunerativa a cuenta de otro 5 por ciento.

Las subas, en teoría se iban a compensar con 65 millones de pesos anunciados por el Ministerio de Transporte de la Nación que iban a subsidiar el transporte público. Ese monto se iba a destinar al Fondo Compensador para que las empresas puedan afrontar algunos incrementos y para tratar de evitar modificaciones en las tarifas.

Hasta el viernes pasado se abonó el 60 por ciento del sueldo de los choferes y hoy iba a estar depositado el 40 por ciento restante.

Todas estas negociaciones se produjeron con la mirada atenta de UTA Rosario, que estableció un compás de espera que incluye esta semana. Si se dilatan los plazos recién allí podría haber medidas de fuerza.

Ayer, un directivo de una contratista brindaba un panorama de situación. “Nos quedamos con la promesa que los fondos provinciales se iban a regularizar este lunes (por hoy), porque de la totalidad de los subsidios aún falta una parte. Si todo se va cumpliendo, luego habrá que pagar leyes sociales, pero lo que va a estar muy complejo es el pago del aguinaldo, que se debería pagar el 18, y el 20 también hay que pagar el 5 por ciento de la pauta salarial acordada”, indicó el transportista.

Sin embargo, de los 65 millones de pesos que había prometido Nación aún resta completar dos cuotas pendientes. “El problema y la angustia hoy es el sueldo anual complementario, que se junta con el dinero a reunir para pagarlo en enero, y en medio de todo esto está el recambio de Nación, provincia y municipio”, graficó otro directivo consultado.

a la espera. El sistema sufre las consecuencias de la desfinanciación, la suba de insumos y la escasa llegada de subsidios estatales.