Luego del traslado del nuevo hospital Iturraspe al norte de la ciudad el pasado 19 de octubre, el servicio de guardia que antes era prestado por el Sayago y el Mira y López se concentraron en el nuevo efector.

 

A raíz de esto, los vecinos del norte y noroeste advirtieron demoras de entre 4 y 5 horas para recibir atención.

Por tal motivo, días atrás representantes de la comunidad del Sayago, el Mira y López y representantes de vecinales del norte y el oeste de la ciudad, se reunieron con el Consejo de Administración y con el jefe de Guardia Sánchez Guerra.

La reunión fue “positiva” según señaló Fabián Contreras, representante de la comunidad del hospital Sayago. Indicó que el compromiso es empezar a trabajar para que las horas de espera se reduzcan a un “tiempo normal”.

También señaló que desde el hospital aseguraron que los casos más graves se atienden de manera “ágil” pero en los otros casos, existen demoras.