Diego Zabala, era enfermero del área de Oncología del hospital de Niños Orlando Alassia, y lo chocaron el 11 de noviembre, pasadas las 6:00 de la mañana, cuando se dirigía a su casa tras cumplir su horario laboral. El joven murió 8 días después en el hospital Cullen.

 

En el lugar del accidente, Facundo Zuviría y Estanislao Zeballos, el miércoles se pintó una estrella amarilla.

También sus familiares renovaron el pedido de testigos que hayan presenciado el hecho. Para definir la manera en que se produjo el accidente y conseguir pruebas que colaboren con la investigación.

“Diego fue y es una persona muy querida, queremos recordarlo y que ninguna vida se pierda como la de él porque es algo que no se recupera”, dijo una integrante de la asociación.