Una nueva polémica rodea a Facebook y la privacidad de los usuarios. O la falta de ella. El gigante de las redes sociales reconoció que registra el lugar donde se encuentra cada persona que usa la plataforma, haya activado o no las funciones de geolocalización, por razones de seguridad y con fines publicitarios.

“Incluso si alguien no activa los servicios de localización, puede que Facebook aún obtenga información sobre su ubicación basándose en información que ellos y otros proveen a través de sus actividades y conexiones en nuestros servicios”, dijo la compañía en una carta del 12 de diciembre en respuesta a consultas sobre las prácticas de la compañía de dos senadores del Congreso de Estados Unidos.

El comunicado del grupo, cuyos destinatarios son el demócrata Chris Coons y el republicano Josh Hawley, fue difundido el martes por una periodista del diario estadounidense The Hill en su cuenta de Twitter.

Hawley retuiteó la publicación de la periodista de The Hill y escribió: “Facebook lo admite. Apagas los ‘servicios de localización’ y ellos IGUAL registran tu ubicación para hacer dinero (al enviarte publicidad)”.

“No hay manera de salirse. No hay control sobre tu información personal. Eso es la Gran Tecnología. Y por eso es que el Congreso precisa actuar”, agregó.

Facebook recopila datos personales de todo tipo de sus más de 2.000 millones de usuarios frecuentes en al menos una de las plataformas que son propiedad del grupo: Instagram, Messenger, WhatsApp o Facebook.

Esos datos son la base de su modelo económico, que se sustenta en las ganancias obtenidas por pautas publicitarias ultrasegmentada a gran escala.

Los frentes de conflicto de Facebook

No son pocos los escándalos que rodean a la empresa creada por Mark Zuckerberg. Esta semana fue duramente criticado por Sacha Baron Cohen por permitir los mensajes de odio.

Además, un informe de Amnistía Internacional dijo que Facebook y Google son un peligro para los derechos humanos.

La compañía además busca implementar un nuevo sistema de pagos y transferencias, mientras mantiene en pausa el proyecto Libra, la criptomoneda que anunciaron pero que está siendo investigada por los gobiernos de varios países.

Como si el escándalo de Cambridge Analytica no fuera suficiente, a principios de noviembre se supo que la red social usó datos de los usuarios para recompensar a algunas empresas y perjudicar a otras.