El ministro contó que ya inició la renegociación de la deuda y justificó el impuesto al dólar: “Para consumir divisas hay que generarlas”.

 

El ministro de Economía, Martín Guzmán, negó que el proyecto de Emergencia Económica que tratará este jueves la Cámara de Diputados refleje un ajuste, y dijo que “sin solidaridad no podemos resolver la crisis”. Por otra parte, aseguró que ya se iniciaron las conversaciones con los acreedores para renegociar la deuda y que “cuando el mercado conozca lo que es Alberto Fernández, las expectativas van a mejorar”.

En una entrevista televisiva, el jefe del Palacio de Hacienda defendió el proyecto de Ley de Solidaridad Social y Reactivación Productiva, horas antes de que la Cámara baja la debata en el recinto. “(La iniciativa) tiene un conjunto de medidas para implementar un programa macroeconómico consistente que cambie las condiciones de partida para que la Argentina se desarrolle de forma sostenible. El país vive una crisis profunda y dramática y hay que frenar la caída”, dijo el funcionario.

En ese sentido, subrayó que los lineamientos del proyecto no implican “un ajuste”. “Si queremos resolver la crisis, tiene que haber solidaridad. Estamos siendo responsables en lo fiscal. Se perdió el acceso al financiamiento y el riesgo país está a niveles prohibitivos. No vamos a hacer una expansión fiscal brutal financiada desde el Banco Central y eso fue bien recibido (por el mercado)”, comentó.

Así, hizo referencia a la caída sostenida del riesgo país esta semana, que perforó los 2000 puntos por primera vez en dos meses y que provocó al mismo tiempo aumentos en los precios de los bonos argentinos, ante una expectativa más favorable de que el Gobierno pague la deuda de corto plazo mientras negocia con los acreedores.

“Aquí hay una curva de aprendizaje. Cuando el mercado aprenda lo que es Alberto Fernández la expectativa va a mejorar. Hay una crisis muy profunda que afectó a los sectores más vulnerables. Y dadas las restricciones y prioridades, tenemos un plan para que todo sea más consistente“, apuntó el ministro.

Respecto a las medidas para restringir la compra de dólares y los consumos con tarjeta en moneda extranjera, Guzmán justificó: “La economía no generó dólares. Anteriormente se disimuló esa falta tomando deuda, pero ahora no se puede más. Para consumir más dólares, hay que generarlos”, insistió.

El funcionario hizo referencia a la modificación en el esquema de actualización de jubilaciones. El proyecto de ley suspende por seis meses la movilidad jubilatoria, por lo que el Poder Ejecutivo dará aumentos trimestrales por decreto hasta tanto se aplique una nueva fórmula automática.

“Durante el gobierno anterior se hizo algo muy grave con los jubilados. En el único año en que la economía creció, se decidió no compartirlo con los jubilados y se cambió la fórmula para que no perciban el aumento que iban a percibir. Hay 180 días para tener una nueva fórmula que tiene que ser consistente y que comparta el crecimiento. Cuando a la economía le va bien, todos se tienen que beneficiar”, opinó.

Este fin de semana el Gobierno decidió aumentar las alícuotas de los derechos de exportación para distintos productos agropecuarios, lo que generó malestar en la dirigencia de ese sector. “No estamos yendo a confrontar. Es el sector que más generó divisas y es fundamental para la consistencia macro. No es un aumento directo sino de topes, para tener posibilidad de redefinir (las retenciones). Las medidas van a suceder luego del diálogo con el sector”, adelantó.

Por último, respecto a la negociación de la deuda, reveló que “ya están en conversaciones” y sugirió que una de las cuestiones que buscará el país será ganar un plazo de gracia para retomar más adelante los pagos a los acreedores. “Necesitamos tener la posibilidad de modificar la estructura de la deuda y no estar asfixiados. Cuando haya avances que se pueda comunicar, se hará”, concluyó.