Si bien no se puede determinar el tiempo que llevará la búsqueda de un embarazo, sí es posible optar por una vida sana y seguir ciertos consejos como qué hábitos de la vida cotidiana conviene modificar.

Cómo primer paso hay que visitar al médico de cabecera. “A partir de eso se puede comenzar a tomar ácido fólico que lo ideal es consumirlo desde dos meses antes del embarazo y hasta la semana 12”, indica a Con Bienestar la doctora Doris Raso (MN 116495), médica ginecóloga especialista en medicina reproductiva.

La recomendación se basa en prevenir los defectos del tubo neural que se suelen originar durante las primeras cuatro semanas del embarazo; esto significa que las posibles alteraciones neuronales se producen antes de que muchas mujeres sepan que están embarazadas.

“Dentro de los pilares que uno tiene en cuenta la alimentación es muy importante. Tener el peso adecuado y estar bien nutridas es clave”, remarca la médica. Hay dos minerales imprescindibles, por ejemplo, que son el Selenio y el Zinc. Su consumo insuficiente se asocia a irregularidades del ciclo menstrual en la mujer y a la disminución en la cantidad y la movilidad de los espermatozoides en el hombre. “Las mujeres que son vegetarianas y veganas también es importante que consulten”, resalta Raso.

“Lo ideal para planificar el embarazo sería consultar unos tres meses antes”, calcula la coordinadora del Departamento de Ovodonación de IVI y destaca que en esta instancia se evalúan las vitaminas necesarias, el aspecto nutricional y la corrección de cualquier situación que se deba mejorar como puede ser el consumo de alcohol y el tabaquismo. “También es importante ver las vacunas”, agrega.

Manejar la ansiedad y las expectativas es muy importante para sobrellevar mejor el proceso de la búsqueda del hijo. “Cada persona es un mundo pero se considera que una mujer joven de menos de 35 años puede estar un año buscando su bebé y si pasa un año, lo mejor es consultar con un médico especialista en reproducción”, recomienda la ginecóloga.

Leer también: Chile sufre la caída de turistas extranjeros en 2019

Muchos pacientes llegan al consultorio a los 38 ó 40 años, cuando la función reproductiva de la mujer ya decreció significativamente. “Con la edad pueden aumentar las probabilidades de tener presión alta y también hay más riesgo en lo que se refiere a la genética del bebé”, resalta Doris Raso. Lo importante es que la ciencia aporta cada vez más alternativas para cualquier patología o condición que el paciente pueda tener.