Ocurrió anoche en una vivienda de calle Castelli al 300 de la capital provincial. Dos motochorros aprovecharon que el dueño de casa llegaba para encañonarlo e ingresarlo nuevamente al domicilio.


El hecho fue a pocas horas de terminar el lunes en calle Castelli al 300 en el Barrio Guadalupe de la ciudad de Santa Fe. Allí, dos motochorros aprovecharon cuando un vecino salía a arrojar la basura, lo redujeron a mano armada y lo obligaron a ingresar nuevamente a su casa.

Foto de Twitter @jufarusf

La mujer que sufrió el violento asalto narró para Cadena Oh! que, una vez en la vivienda, los ladrones hicieron que toda la familia se tirase al suelo, impidiendo que levanten sus cabezas. Los ladrones estaban armados y operaban a cara descubierta.

“En un momento tocan timbre, era mi hijo que venía con un amigo, uno de ellos le abrió y lo hicieron tirarse al suelo, les sacaron el celular y la billetera. Revisaron toda la casa buscando plata”

“Cuando fueron a la planta alta ingresaron a la habitación de mi hija, en un principio ella pensó que era una broma, pero cuando se dio cuenta mandó un mensaje a las amigas, por lo que no sabemos si fueron ellas que alertaron a la policía”.

En efecto, la llamada al 911 puso en alerta a la Policía Motorizada que llegó hasta el lugar en cuestión de minutos.

Cuando los ladrones estaban por salir de la vivienda advirtieron la presencia policial que se encontraba apostada fuera del inmueble, por lo que intentaron escapar por el fondo de la casa. Allí fue cuando los uniformados ingresaron al lugar produciéndose una balacera que arrojó el saldo de un policía herido con un disparo en una de sus piernas y otro al que una bala impactó en su chaleco.

Uno de los delincuente fue detenido y pudieron secuestrarle una pistola 9 mm y la moto. En tanto, el otro malviviente que se fugó ya estaría identificado.

Foto de Twitter @jufarusf

Lee también Santa Fe: robaron en una quiniela

Por estas horas, el policía herido se recupera favorablemente de las lesiones, mientras se realizan tareas de investigación e inteligencia para dar con el paradero del segundo delincuente.