jueves, 28 de julio 2022

La muerte de Emiliano Sala: la noticia que conmovió al mundo

El fútbol mundial se unió con el dolor del delantero que nació en la liga Esperancina. Fue uno de los hechos destacados del 2019.

El 21 de enero el avión que transportaba a Emiliano Sala se precipitó al fondo del Canal de la Mancha llevándose la vida del joven futbolista. El 2019 comenzaba con la triste noticia del fallecimiento del jugador argentino que buscaba cumplir su sueño de triunfar en Europa.

La tragedia repercutió muy duro en Progreso, su pueblo natal, donde la dirigencia de San Martín, el club que lo vio nacer, decidió rendirle homenaje, poniendo su nombre al estadio y dedicándole un mural con su rostro en uno de los ingresos al terreno de juego.

El 31 de octubre el delantero hubiese cumplido 29 años de edad. Muchos conocieron al futbolista del Nantes tras el trágico accidente, sin embargo, familiares y amigos inmortalizaron al joven con anécdotas e historias.

En Progreso todavía se vive con una afable melancolía, ya que la muerte de Emiliano será una marca con la que se convivirá durante mucho tiempo. Daniel Rivero, presidente de San Martín, donde el joven hizo sus primeras armas, dijo a Cadena Oh! que a pesar del tiempo la tristeza es como el primer día, “no hemos pasado el trago amargo y seguimos en una etapa de duelo”.

Leer también: El mural en homenaje a Emiliano Sala

Rivero contó que recibió la noticia por un llamado de un chico del club quien le preguntó si  sabía que había pasado con el avión de Emiliano: “Mi primer reacción fue pensar que era un chiste pero enseguida comenzó una catarata de llamadas y se convirtió en unos de los días más tristes de mi vida y de gran parte, no sólo de Progreso, sino también del país”.

La muerte de Emiliano tuvo trascendencia internacional, incluso en Nantes, la ciudad donde radicó por última vez como jugador, proyectó ponerle su nombre a una de sus calles.

Próximo a cumplirse un año de su fallecimiento, la comunidad del futbol se entristece ante este trágico accidente que en circunstancias similares, cobró la vida de tantos otros deportistas.

Emiliano Sala fue una suerte de outsider, un futbolista que transitó los márgenes de un sistema que al final terminó por incorporarlo y valorarlo como se merecía y no precisamente por su desgraciada muerte.