Un hombre de 50 años murió en el balneario Solís, en el departamento de Maldonado, por la “bacteria de la playa”, presente en aguas marinas o desembocaduras de ríos.

 

Según los informes preeliminares, tenía en su organismo la Vibrio Vulnificus, más conocida como “la bacteria de la playa”.

La bacteria está presente en todas las aguas y su aparición y propagación se da por los cambios en la corriente y la temperatura.

La forma de contraer esta enfermedad es al comer mariscos o al ingresar al mar con heridas abiertas.

“Se trata de una infección que puede ser grave y en algunos casos mortal. Por lo que se recomienda evitar el consumo de productos del mar poco cocidos o crudos (así como su manipulación sin medidas de protección). Y de igual modo, evitar el ingreso al mar con heridas o cortes en la piel”, indica el texto del ministerio de Salud Pública de Uruguay.