La escuela secundaria 27 de Septiembre fue ayer muy mencionada en Rosario debido a la idea que surgió de la comunicad para contrarrestar el intenso frío.

La escuela secundaria 27 de Septiembre fue ayer muy mencionada en la ciudad de Rosario. Esto debido a la idea que surgió de la comunicad para contrarrestar el intenso frío. Entre sus integrantes, decidieron usar ladrillos como modo de calefaccionar las instalaciones. Calentados en las hornallas de la cocina, los trasladaron a las aulas como “remedio casero” para climatizarlas. Los chicos los colcocaron cerca de los pies para enfrentar las bajas temperaturas que ayer se sintieron en la ciudad. “Para colmo, las clases de la secundaria se dictan en un primer piso donde el viento se siente más y el frío te deja helado”, sostuvo Gisela, mamá de un alumno de primer año.

Las imágenes de la cocina calentando un ladrillo se viralizaron, pero no alcanzaron para obtener una respuesta inmediata de la autoridades educativas.

Mientras tanto, los papás no pararon de lamentar los problemas que continúan sin solución. Gisela los resumió con un frase contundente: “Acá está todo deteriorado”.