El Presidente recorrió obras, sin hacer caso de la prohibición de usar actos de gobierno con fines electorales. Intentó seducir a los votantes de Adolfo Rodríguez Saá.

Luego de sacarse una foto con Adolfo Rodríguez Saá, Mauricio Macri viajó a San Luis en busca de un voto difícil para el oficialismo. El Presidente una vez más recorrió obras de renovación de un Parque Urbano en Villa Mercedes. Esto, en abierta violación de la veda electoral, que impide utilizar acciones de gobierno con fines proselitistas.

“Esto lo estamos haciendo juntos porque los protagonistas de todo esto son ustedes, los puntanos, los argentinos. Los que creemos que merecemos y tenemos que aspirar a otro futuro. Y claro que se puede porque todos hemos decidido cruzar el río del pasado por futuro y estamos más cerca de no parar de crecer los próximos 20 años”, prometió. Todo en plena crisis económica y con los indicadores empeorando.

Acercamiento

El acercamiento de uno de los Rodríguez Saá al oficialismo fue uno de los pocos logros que pudo apuntarse el candidato a vicepresidente Miguel Angel Pichetto. Quien viene trabajando para sumar peronistas junto con el ministro del Interior, Rogelio Frigerio. Con la decisión del senador de sumarse al oficialismo, Macri intentará sumar algunos de los votos que Adolfo consiguió en las elecciones provinciales. En las que quedó tercero, lejos de su hermano Alberto Rodríguez Saá –que apoya la fórmula de les Fernández– e incluso del candidato de Cambiemos, Claudio Poggi.

Poggi estuvo con Macri en su recorrida, no así Adolfo Rodríguez Saá. Macri aterrizó en San Luis en busca de esos votos, en una elección que el oficialismo siente muy ajustada. Nuevamente, como ya había hecho en Córdoba, recorrió obras (no las inauguró) de un Parque Urbano en Villa Mercedes. En algo que viola la veda de utilizar acciones de gobierno para la campaña. “Muchas gracias por esta obra. Métanle que viene muy bien”, les dijo Macri a los obreros que trabajan en la renovación del Parque Urbano, donde elogió al intendente por la maquinaria y la comparó “con la Fórmula 1”.

Recorrida

Desde allí, llamó a “trabajar juntos por la gente aunque pertenezcamos a partidos distintos”, en referencia a su reciente incorporación de algunos peronistas a su frente electoral. Macri también estuvo en un espacio para la primera infancia. “Hace tres años y medio que estamos trabajando para que el Estado genere las condiciones para el desarrollo de cada argentino”, sostuvo, luego de la crisis cambiaria y económica que golpeó a todos los sectores de la economía, desató la inflación y elevó las cifras de pobreza e indigencia. Prometió para su segundo mandato “un desarrollo federal para que la Argentina sea federal en los hechos y no en los discursos, y llegue a cada uno de los rincones del país”.

El Presidente insistó en que se han realizado “kilómetros de ruta como nadie lo ha hecho en la provincia de San Luis” y destacó que el aeropuerto de esa provincia “tiene un 73 por ciento más de visitantes respecto a 2015: tenemos que seguir ampliando el aeropuerto”. También mencionó obras de ampliación de la Universidad Nacional de San Luis. “Necesitamos que la educación llegue a cada rincón de la Argentina y la mejora en la conectividad del 4G, que es muy importante para el desarrollo”, aseguró.

Más temprano, Macri había estado de recorrida en Río Cuarto, Córdoba, cuando pasó por San Franscisco y Arroyito y cenó en un restaurante muy coqueto con el gobernador Juan Schiaretti. “Nunca un presidente vino tantas veces en su mandato a visitar la provincia y lo hago convencido de que desde acá estamos impulsando con mucha fuerza este cambio de la Argentina. Córdoba es el motor del país”, sostuvo allí Macri, a la espera de que los votantes cordobeses lo vuelvan a acompañar como en 2015.