El máximo tribunal declaró “inadmisible” un recurso interpuesto para evitar una medida por la fuerza en el predio de Nuevo Alberdi que explota Ciudad Futura. Cuando abrieron la queja, quedó en suspenso la desocupación y la Justicia debe definir si la realiza o no

La Corte Suprema de Justicia provincial declaró “inadmisible” un recurso interpuesto para evitar el desalojo del Tambo La Resistencia, en Nuevo Alberdi. Que arrastra un largo litigio que ya no tiene más vías en Santa Fe.

La resolución, que adelantó el periodista Hernán Funes del programa Telenoche (El Tres), lleva la firma de los ministros Roberto Falistocco, Maria Angélica Gastaldi, Rafael Gutiérrez y Eduardo Spuler.

El máximo tribunal había admitido un recurso de queja el 6 de septiembre de 2016, cuando el desalojo tenía fecha para dos días después y era resistido por el movimiento político Giros (hoy Ciudad Futura), que lo explota. En su momento, descomprimió la tensión.

Hasta la Corte

En 2016, el máximo órgano judicial resolvió por unanimidad admitir “la queja interpuesta y, en consecuencia, conceder el recurso de inconstitucionalidad”, en una reunión de acuerdo que se realizó en la ciudad de Santa Fe.

Después de una larga disputa judicial y varias instancias de negociación, la jueza de Circuito Nº 5, Stella Maris Bertune, había dictado un desalojo del predio con fecha para el 8 de septiembre de ese año.

Esa medida quedó paralizada y sin plazos cuando la Corte admitió el recurso de los abogados que defienden a quienes ocupan el tambo. Mientras se definió, el desalojo quedó en suspenso.

Ahora, la Corte carga con costas a la parte vencida.

Larga historia judicial

El juicio se inició con una demanda de desalojo de Mario Benito Jáuregui contra Oscar Licera, el hombre que explota el tambo en Nuevo Alberdi, incluso antes de asociarse al Movimiento Giros. El litigio se basó en un comodato que firmó Licera con el privado en 2007.

El reclamo tuvo sentencia de primera instancia favorable para Jáuregui en noviembre del 2012. Esa resolución fue ratificada en varias oportunidades por la Cámara de Apelaciones, que inclusive en febrero de 2016 rechazó un recurso de inconstitucionalidad.

En ese marco, la Justicia convocó a las partes, al municipio y al Concejo municipal para lograr una salida intermedia, sin recurrir a la fuerza pública. Tras varias audiencias, la última fecha prevista para llevar adelante la medida estaba prevista para el 8 de septiembre de 2016.

Última vía

La última instancia que poseen los actuales explotadores del Tambo es presentar un recurso extraordinario federal y llegar a la Corte Suprema nacional.

La Justicia local debe resolver si mientras tanto procede o no a sostener el desalojo.