Un asesinato se produjo a la salida del local bailable Le Brique, ubicado en avenida Buenos Aires y calle 102 de la localidad bonaerense de Villa Gesell.

Ante los primeros golpes, Fernando tuvo reflejos para hacer un movimiento que puede complicar incluso al único de los agresores que no fue señalado en las ruedas de reconocimiento, Alejo Milanesi.

Leer también: Uno de los rugbiers filmó el ataque mortal a Fernando Báez Sosa

Alejo Milanesi, de 20 años, fue el único de los imputados por el “homicidio agravado en concurso premeditado de dos o más personas”, que no fue señalado en ninguna de las ruedas de reconocimiento. Pero los abogados de la querella revelaron hoy que, aún así, su situación puede ser complicada: tiene la marca de un rasguño en el dorsal de la mano derecha.

Aunque entiende que aún falta sumar los resultados de diversas pericias a la causa, que en dos semanas acumuló ocho cuerpos, Burlando entiende que la lesión “es indicativa de que estuvo en el lugar, lo hace tan responsable como a los demás”.

El muchacho, que jugaba al rugby junto a Blas Cinalli y a los hermanos Ciro y Luciano Pertossi en el club Naútico Arsenal de Zárate, para la fiscal Verónica Zamboni es partícipe necesario del homicidio del joven estudiante, y le corresponde la misma pena que al resto, perpetua.