En el Gobierno aseguran que “no hay ningún motivo para que haya otro salto del dólar” en el marco del actual proceso electoral, por lo que descartaron que estén evaluando aumentar los controles sobre el mercado cambiario.

 

Según el ministro de Hacienda, Hernán Lacunza, esas ventas no son para abastecer a una “demanda especulativa” sino a las empresas que tienen vencimientos de deuda en el exterior. Lacunza también negó que el Gobierno esté analizando bajar de 10 mil dólares el tope mensual para la compra.

El fundamento es que sólo el 2% del mercado adquiere más que esa suma. E insistió con que “no hay atraso cambiario”. “En términos reales, corregido por inflación, el tipo de cambio casi duplica al de equilibrio”, sostuvo. Y señaló que también es 90% superior al de diciembre de 2015, 60% más alto al de cuando se inició la crisis en abril de 2018 e incluso un 25% mejor que el promedio de las últimas décadas.