Tras afirmar que está con “todas las energías” para ir a un ballottage, sorprendió al asegurar que la última elección “no sucedió”.

El jefe del Estado, Mauricio Macri, destacó ayer en la ciudad de Córdoba que mantiene un “diálogo abierto y permanente” con el candidato presidencial del Frente de Todos (FdT), Alberto Fernández. Y aseguró que está “con todas las energías para ir al ballottage”. Además, confió en un nuevo desembolso del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Diálogo

El candidato a la reelección de Juntos por el Cambio, luego de inaugurar un Núcleo de Inclusión y Desarrollo de Oportunidades (Nido) en la capital cordobesa, resaltó en un breve contacto con la prensa que el diálogo que mantiene con Fernández apunta a “convocar a la prudencia y llevar calma” en el país. “Lo que queremos es que este proceso electoral no dañe aún más a los argentinos”, explicó.

“Nuestra principal tarea en este momento es lograr la estabilidad económica y llevar tranquilidad” a la gente, sostuvo Macri. Fue al señalar que la situación difícil que atraviesa el país fue generada por la “disrupción económica” como resultado de las primarias del 11 de agosto pasado.

En ese sentido, Macri añadió que se está trabajando arduamente para que el impacto de las Paso “no afecte más. Porque más dólares es más inflación y más problemas para los argentinos”, apuntó en el quinto parque educativo y recreativo Nido. Que se construye en Córdoba con aportes de fondos nacionales y municipales.

Macri, acompañado por el intendente cordobés, Ramón Mestre (UCR), manifestó: “Tenemos mucho por mejorar de una economía que desde hace décadas no funciona en la Argentina”. Y sostuvo que se esperan nuevos desembolsos del FMI. “Hemos cumplido en todo”, fundamentó.

Ballottage

Respecto de si todavía mantiene expectativas de acceder a la segunda vuelta, luego del resultado adverso en las Paso, el primer mandatario respondió: “Estamos convencidos de que la elección no sucedió y estamos con todas las energías para ir al ballottage. Vamos a continuar trabajando”.

En ese contexto, Macri se manifestó muy confiado en que el electorado de Córdoba le ratificará el voto en las elecciones del 27 de octubre próximo.

“Soy cordobés por adopción y estamos muy contentos con lo que está ocurriendo en esta provincia, de cómo empuja este modelo de desarrollo productivo federal que todos queremos para la Argentina”, resaltó.

Desencuentro

Macri fue recibido en el aeropuerto de la capital cordobesa por el presidente de la Legislatura y vicegobernador a cargo, Oscar González, ya que Juan Schiaretti se encontraba con actividades institucionales en el interior de la provincia.

“El gobernador tiene otra agenda, pero estamos en contacto permanente con el Gringo (apodo de Schiaretti)”, destacó Macri sobre una ausencia que generó suspicacias.

Entre las actividades que realizó Macri en Córdoba, en su 21ª visita desde que asumió como presidente, recorrió en una camioneta la localidad de Monte Cristo y tuvo contacto directo con los vecinos, a los que les pidió públicamente disculpas. “Dije que la inflación se iba a resolver rápido, pero con verdad y honestidad vamos a resolverlo”, indicó.

En toda la recorrida, el presidente Macri estuvo acompañado por el titular del interbloque de diputados nacionales de Cambiemos, el radical Mario Negri, entre otros legisladores, dirigentes e intendentes.