En su mayor parte son agentes que prestaban funciones en la Comisaría 7ª, donde la víctima estuvo detenida, y también de funcionarios de Asuntos Internos.

La Fiscalía Federal N°1 de Rosario, a cargo del fiscal Guillermo Lega, solicitó la elevación a juicio de 19 policías. Es en el marco de la causa en que se investiga la desaparición forzada de Franco Casco. Yuvo lugar en octubre de 2014. Se trata en su mayor parte de agentes que prestaban funciones en la Comisaría 7ª de Rosario, donde la víctima estuvo detenida y fue vista por última vez. Y también de funcionarios de Asuntos Internos. En tanto, la Fiscalía pidió el sobreseimiento de otros doce imputados.

Causa

El Ministerio Público Fiscal (MPF) tuvo por acreditado que los funcionarios policiales imputados participaron en la privación ilegal de la libertad. Negaron información sobre las circunstancias de su detención y ocultaron su paradero para obstaculizar la búsqueda

Leer más: Causa Casco: piden elevar a juicio como “desaparición forzada”

“La conducta ilícita desarrollada por los procesados no solamente implicó la privación ilegal de la libertad. Sino que además, por su intermedio, se sustrajo a la persona del derecho a la jurisdicción, del derecho a su integridad física, psíquica y moral. Como a su vez del derecho de sus familiares y de la sociedad toda de conocer su destino. Y el devenir del porqué de su muerte y el cómo sucedió. Así se produce una multiplicidad de víctimas que es una nota distintiva de este tipo delictivo”, indicó el fiscal. Que encuadró los hechos endilgados bajo la figura de desaparición forzada, en los términos del art. 142 ter del Código Penal.

Pistas falsas y encubrimiento

El 6 de octubre de 2014, cerca de las 17.30 horas, Franco Casco, de 20 años de edad, partió desde donde estaba alojado en Rosario hacia la Estación de Trenes Rosario Norte. Con el objetivo de regresar a Buenos Aires, donde residía su familia. En cercanías de la estación fue abordado y apresado por agentes de la Comisaría 7ª de la policía de Santa Fe.

La investigación permitió conocer que Casco fue trasladado a la Comisaría 7ª. Donde fue aislado en un calabozo con condiciones de encierro ilegítimas -“pequeño, oscuro y mugroso”- denominado “la Jaulita”. Allí el personal de esa dependencia encerraba a los jóvenes que aprehendía por averiguación de antecedentes.

Testimonios

De acuerdo a los numerosos y coincidentes testimonios de presos alojados en esa dependencia -algunos de ellos dando cuenta de que pudieron hablar con Casco-, se escucharon golpes y fuertes gritos de auxilio, “tras lo cual se hizo silencio absoluto y no volvieron a escuchar a la víctima, ni la vieron al día siguiente cuando recibieron visitas, lo que les llamó particularmente la atención”.

Según le explicaron en un primer momento a la familia, la Policía provincial lo había aprehendido por atentado y resistencia a la autoridad. Y que “estaba drogado, como perdido, y que esto lo había corroborado un médico de la policía que lo había atendido”. Aunque afirmaron que luego fue liberado. Sin embargo, nunca llegó en tren desde Rosario -había viajado a visitar a una tía- a Retiro, donde lo esperaba su madre, Elsa.

Irregularidades

Frente a las averiguaciones y búsqueda de paradero de la familia, “la Comisaría desplegó una serie de irregularidades de tal forma de brindar una versión alternativa de los hechos”. En esa línea, por ejemplo, el personal “registró su detención modificando sensiblemente sus datos personales”, apellido, número de documento y domicilio. Con tales datos mal consignados, se le dio intervención al fiscal de la justicia ordinaria que por turno le correspondía intervenir, “con la finalidad de darle sustento legal a un proceder totalmente irregular”.

Leer más: Franco Casco: por segunda vez exhuman el cadáver

El dictamen fiscal pone de relieve la importancia de que el padre de la víctima se haya dirigido a la dependencia policial. Y tomara conocimiento de que su hijo había sido detenido. Ya que de no haberse producido esa circunstancia “nunca se hubiese descubierto que Franco Ezequiel Casco había sido privado de su libertad”. Hecho que a la fecha se encuentra fehacientemente acreditado.

De acuerdo a la acusación, las maniobras de ocultamiento y negativa a brindar información continuaron en los días siguientes. Hasta que el 30 de octubre la Prefectura Naval Argentina encontró el cuerpo sin vida de Franco Casco. Las autopsias y demás pruebas permitieron establecer que murió antes de ser arrojado al río. Con un tiempo de inmersión compatible con la fecha de su desaparición.

Elevación a juicio

El requerimiento de elevación a juicio contiene una pormenorizada descripción y enumeración de las pruebas que permitieron reconstruir los hechos bajo análisis, así como de la presunta participación de los imputados en los delitos endilgados.

“Este Ministerio Público Fiscal considera que se encuentra acreditado que los funcionarios policiales imputados participaron en la privación ilegal de la libertad de Franco Ezequiel Casco, negaron información sobre las circunstancias de su detención, ocultaron su paradero y obstaculizaron su búsqueda, resultando de ello la muerte de la víctima. Conductas éstas que resultan encuadrables en el delito de desaparición forzada de persona”, con el agravante del segundo párrafo del artículo 142 del Código Penal, concluyó la Fiscalía.