Conmebol realizó nuevos análisis en la previa de la primera semifinal de la Copa Libertadores, que se jugará el martes a las 21.30 en el Monumental.

Los planteles de River y Boca se sometieron otra vez a controles antidoping de parte de la Conmebol en la previa del duelo del martes, por la ida de las semifinales de la Copa Libertadores. Se trata del segundo examen en la misma semana.

Los emisarios de la Conmebol fueron hasta Pilar, donde el Millonario está concentrado, y hasta Casa Amarilla, donde el Xeneize se entrenó por la mañana. Esta oportunidad, el test fue para todos los futbolistas que forman parte de las listas de convocados de los clubes.

No se trató de un control “sorpresa”, ya que es una práctica común en la previa de partidos de la talla del Superclásico del martes y que forma parte de las recomendaciones de la Agencia Mundial Antidopaje, por lo que también se someterán a los controles los planteles de Gremio y Flamengo, los otros dos semifinalistas de la Copa.

Marcelo Gallardo, técnico de River, presentó la lista con las presencias de Lucas Pratto y Nicolás De la Cruz y con las ausencias de Leo Ponzio y Juanfer Quintero. Gustavo Alfaro, el DT de Boca, incluyó a 25 futbolistas, entre ellos Daniele De Rossi y Eduardo Salvio.