No hubo custodia en el Centro de Justicia
El viernes no se relevó la guardia externa del Centro de Justicia Penal y otros lugares. Saín ordenó reponerlo al jefe de Rosario con severidad.

 


El vacío que se generó el viernes a la noche en la custodia policial externa permanente de distintos objetivos institucionales de Rosario desencadenó una investigación de oficio en el Ministerio Público de la Acusación (MPA). Los fiscales se proponen determinar si esa ausencia confirmada en los relevos de la custodia provienen de una orden superior del jefe de policía de Rosario. En caso afirmativo se analizará si la conducta encuadra en diversos delitos que van desde incumplimiento de deberes de funcionario público hasta un posible acuerdo para confabular contra el orden público.

El viernes a la noche una empleada policial de la guardia interna del Centro de Justicia Penal (CJP), Mariela Muñoz, avisó a un fiscal que no había custodia externa en el edificio, lo cual le generaba mucha preocupación. “Ante un ataque externo estamos regalados”, le dijo.

El fiscal llamó a la designada jefa de la Unidad de Control Policial (ex Asuntos Internos), Mariana Olivieri, quien estaba al tanto de la situación. Tres binomios de caminantes nocturnos de la Brigada de Orden Urbano que usualmente tienen a cargo el amparo del lugar no estaban. No habían mandado reemplazo de servicio por orden del jefe de la Unidad Regional II, Marcelo Gómez.

“Hay que ser cautos con lo que pasó pero vamos a estar en cada detalle. Y si se confirma que hubo deliberada orden de suspender o aplazar las guardias habrá una determinación severa porque no se puede jugar con el orden público”, indicaron a este diario desde el MPA.

Sospechas

Lo que se averiguó preliminarmente es que las órdenes de custodia no solo dejaron desafectados por un tiempo indefinido al CJP sino también a los Tribunales de calle Balcarce y a algunos hospitales públicos que tienen salvaguardia policial permanente.

Las situaciones de presunto levantamiento de servicio se analizan en distintos lugares de Rosario pero llamó la atención del Ministerio de Seguridad lo ocurrido el viernes en Roldán donde hubo una seguidilla de robos violentos en domicilios en la calle Pocho al 200.

Leer más: Por indefiniciones de la policía, comerciantes piden apoyo a Gendarmería

Esto instaló la fuerte sospecha de que en esa ciudad cuya jurisdicción pertenece a la Jefatura de San Lorenzo hubo un abandono de la tarea de prevención que implicó una reacción a la nueva conducción. El jefe de policía provincial, Víctor Sarnaglia, ordenó por ello apostar efectivos en Roldán de la Policía de Acción Táctica (PAT) para el patrullaje. Y está en evaluación una intervención administrativa a la Jefatura de San Lorenzo.

La designación de Sarnaglia, luego de la jura de Marcelo Saín como ministro de Seguridad, impulsó una secuencia de renuncias de parte de jefes de regionales como el señalado Gómez, Juan Bengoechea de la Unidad Regional V con sede en Rafaela y Marcelo Forni de la Unidad Regional IX con asiento en Reconquista.

La renuncia de un oficial superior, dijeron ayer desde el MPA, requiere como acto jurídico una acción bilateral, que es la aceptación de quien la tiene que recibir, cosa que formalmente no ocurrió. “Hasta entonces rigen todas las obligaciones funcionales del jefe a cargo que si no las garantiza incumple la prestación de un servicio esencial”, aseguraron.

En estudio

Desde el Ministerio de Seguridad indicaron ayer a este diario que se estudia disponer el retiro obligatorio para todos los oficiales superiores que cumplieron treinta años de servicio. Lo que interpretan es que existe una acción de resistencia que se vincula a los beneficios de muchos de los actuales jefes a los efectos de un pacto entre el Estado y el delito. E interpretan que frente a eso pudo haber órdenes para abandono del servicio.

Cuando Saín se enteró el viernes a las 23 de que no había servicio en el Centro de Justicia remitió un duro mensaje de whatsapp al jefe de la Unidad Regional II. “Le ordeno por este medio que de manera inmediata restituya la custodia en los edificios públicos en el término de una hora. Si no lo hace, mañana usted va a ser denunciado por incumplimiento de los deberes de funcionario público. Y si ocurre algo en este período de tiempo, las consecuencias para usted van a ser más graves desde el punto de vista penal. Le aconsejo que cumpla con su deber porque usted no tiene ninguna facultad para estar deliberando nada con nosotros, con la conducción política y policial, respecto de lo que tiene que ver y hacer para llevar adelante el cumplimiento de la seguridad de los rosarinos. Así que ya le ordeno que restituya eso, porque de lo contrario voy a ir para allá y la cosa se va a poner picante. Haga lo que tiene que hacer”.

Leer más: Saín al jefe de policía de Rosario: “La cosa se va a poner picante”

Frente a eso Gómez le respondió por misma vía: “Buenas noches ministro. Ya está establecido”. En el MPA valoraban que esa respuesta sugiere que hubo una decisión de suspender el servicio ya que no hubo explicación atenuante. También le objetaron a Gómez que no haya remitido personal al sepelio de Luciano Ledesma, de 32 años, acribillado frente a una gomería de Cabín 9 en Pérez, que sería velado en Rosario. Al acudir el lugar el subjefe de policía de provincia, Martín Musuruana, confirmó que no había guardia policial.

Lo ocurrido en las renuncias de Rafaela, Reconquista, Rosario y el oscuro episodio de Roldán se analizan como actos de resistencia o puestas en escena. “Lo hacen oficiales que se quieren quedar pero se van porque hay una vuelta de página en serio”, dijo una fuente de la cartera de Seguridad, donde el miércoles Saín mantendrá una reunión en persona con todos los jefes regionales entrantes, que asumen el martes. ”

Reacción

“Se armó una reacción que es el reflejo en la faceta policial de lo que dijo Perotti que pasó en lo político con el pacto de gobernabilidad entre Estado y delito”, sostuvieron fuentes de la cartera de Seguridad. El propio Saín estuvo muy activo en Twitter el sábado para dirigirse a los más de 24 mil efectivos de la fuerza provincial. “Trabajen tranquilos y no sirvan de instrumentos de ex jefes policiales que no han estado a la altura de las circunstancia y que pretenden el fracaso de la necesaria modernización de nuestra policía”, dijo. La apuesta es fuerte en lo político y ahora con la investigación abierta en el MPA tendrá correlato en el ámbito judicial.