La llegada del nuevo año trae la implementación de un paquete de medidas que forman parte de la Ley de Solidaridad, ley que el Ejecutivo envió a las Cámaras de Diputados y Senadores y que fue aprobada, con algunas modificaciones.

En relación a las tarifas, los pasajes de trenes, subtes y colectivo del área metropolitana se mantendrán sin aumentos por 6 meses. Y de luz, agua y gas que pagan los usuarios de la Ciudad y el Gran Buenos Aires también fueron congeladas por 180 días.

Por otro lado, el tema más discutido tiene que ver con la movilidad jubilatoria. Se dio de baja el aumento que se implementaba cada cuatro meses de acuerdo al índice de inflación. Recién en junio el Gobierno trabajará por una nueva fórmula de suba de las jubilaciones.

En marzo dará por decreto un incremento a los jubilados y pensionados.

Y los jubilados y pensionados que cobran la mínima recibirán en enero el segundo- y último- bono de $5.000. El primero se otorgó el 27 de diciembre.

Los abuelos con un haber superior a los $14.068 y de hasta $18.068 también recibirán un bono proporcional hasta alcanzar los $19.068.

Los beneficiaros de AUH recibirán un segundo bono de $2000. El primero fue el 27 de diciembre. Y se negocia todavía con los gremios y las empresas un bono de entre $5000 y $9000 para trabajadores del sector privado.

Por otro lado, el “ajuste” también llegó al bolsillo de diputados y senadores nacionales de todos los bloques que congelaron sus salarios por 6 meses.

Leer más: La tarjeta alimentaria se comenzará a entregar en enero en la provincia

Bienes personales, retenciones y dólar turista

Las medidas más polémicas que se incorporaron en la Ley de Solidaridad son las que tiene  que ver con la suba de las retenciones al campo.

Y con el impuesto del 30% a la compra de dólares para atesoramiento y gastos en el exterior.

Por último, también habrá un incremento de las alícuotas de Bienes Personales para los argentinos con activos en otros países.