Las estadísticas de Superliga reflejan, que el Newell’s de Kudelka, entre otras bondades, es uno de los cuatro equipos menos goleados del torneo. Boca, con uno tanto en contra, es el conjunto más sólido, seguido por River, con cinco, y la Lepra y Argentinos, con seis.

La clave defensiva del Rojinegro, se sostiene en la destacada figura de Alan Aguerre en el arco y un triángulo integrado por Cristian Lema y Santiago Gentiletti en la zaga y Julián Fernández cómo vértice de contención. El resto de la defensa se conforma con el uruguayo Angelo Gabrielli en el lateral derecho y Mariano Bíttolo en el izquierdo.

Para lograr este registro de bajo goleo en su propio arco, Newell’s también apuesta a defenderse con la pelota, ganando la posesión del balón en la mayoría de los cotejos disputados.

A la hora de discriminar, es notable la diferencia de goles recibidos en ambas condiciones. Mientras que en cinco partidos en el Coloso solo le marcó Huracán en una oportunidad, de visita recibió cinco goles en tres compromisos, tres de Vélez, uno de Rosario Central y el restante de Boca.

En esa diferencia seguramente radique el desafío del entrenador, lograr la mejor versión competitiva de Newell’s fuera del Marcelo Bielsa.