La campaña nacional de concientización contra la enfermedad se llama “Tómatelo a pecho”.

“Tómatelo a pecho”. Así se llama una campaña nacional de concientización sobre la detección temprana del cáncer de mamas que se desarrollará desde hoy hasta el viernes 19 de octubre en farmacias de nueve provincias de la Argentina, incluidas muchas de Santa Fe y específicamente también de Rosario. La particularidad de esta acción es cómo y dónde surgió: en una ciudad pequeña del interior de la provincia de Misiones. Fue a partir de la experiencia personal de Griselda Núñez, una mujer que frente al diagnóstico sobre su propio cáncer resolvió hacer algo por otras mujeres que pasan por el mismo trance. Para eso creó una fundación que se llama Alas Rosas y lleva siete años sumergida en la tarea de crear conciencia sobre la importancia de los controles médicos precoces. Ahora decidió dar un paso más para tenderles la mano a mujeres a las que ni siquiera conoce.

“Soy una resiliente”, dice Núñez desde Puerto Esperanza, Desde ese punto alejado del mapa, el interior del interior del país, decidió proyectar su experiencia y hacer algo por otras mujeres que un día se encuentran frente a un diagnóstico dramático y no saben qué hacer para enfrentarlo. Hoy es la autora de un gesto más de tantos que se vieron estos días en todo el país para visibilizar esta problemática.

Primero creó la fundación. “Empecé a repartir unas cintitas rosa en los semáforos de la pequeña ciudad donde vivo con mi hija y una amiga”, cuenta. Lo que hacían era explicar qué es el cáncer de mamas. Luego colocaban las cintas en los vehículos. “También hice un folleto casero y lo repartí”, añade. Así sembró el germen que un tiempo después daría lugar a la creación de Alas Rosas.

Todo lo hacía mientras se sometía a un tratamiento para combatir su propio cáncer. Periódicamente viajaba a Buenos Aires para hacer quimioterapia. Eran momentos de pensar en ella. Cuando pasaban esos períodos y se sentía mejor, el foco cambiaba: era el momento de pensar en otras mujeres y en cómo hacerles entender que el cáncer de mamas puede prevenirse e incluso curarse.

Un año después de que le dieran el diagnóstico decidió hacer algo más grande. Convocó a sus amigas más cercanas y juntas empezaron a trabajar con el propósito de sumar cada vez a más mujeres. “Quería ser el sostén de todas”, agrega.

El grupo comenzó a crecer y sus actividades también. Organizaban charlas de profesionales y las llevaban a las ciudades y pueblos vecinos. Cuando menos se dio cuenta ya tenía a casi 20 mujeres trabajando con ella. Alas Rosas era una realidad que comenzaba a trascender los límites de Puerto Esperanza.

Siguió un proceso casi natural. Una legisladora de Misiones tomó conocimiento de esta tarea solidaria y decidió sumarse desde su lugar. Como la diputada provincial Natalia Rodríguez es farmacéutica, consiguió el apoyo del Colegio de Farmacéuticos de Misiones y de la Federación Farmacéutica de la República Argentina. La idea fue armar una movida que trascendiera las fronteras de la provincia y que llegara a la mayor cantidad posible de mujeres argentinas.

Presentes en nueve provincias

Así surgió la campaña que se desarrollará desde mañana hasta el viernes en 870 farmacias de nueve provincias, unas cuantas de ellas de Rosario. “Cuando estaba en pleno tratamiento y decidí hacer algo por otras mujeres se me ocurrió la idea de hacer un lazo gigante que nos uniera. De eso se trata: de ayudarnos, en este caso para prevenir y también para curar”, sostiene Núñez.

Lejos de aquellos días en los que el diagnóstico la llevó a encerrarse durante 15 días en su casa y luego la impulsó a ayudar, tal vez como la mejor manera de ayudarse a sí misma, la misionera atraviesa hoy mejores días sin abandonar ni por un instante la idea de acompañar a otras mujeres. “Es que yo soy una resiliente del cáncer y lo que le digo siempre a las chicas que atraviesan por eso es simplemente que me miren. Si yo pude, ellas pueden”.

En Rosario son más de 80 las farmacias que se adherirán desde hoy hasta el viernes a esta campaña. “Porque el cáncer de mamas se puede prevenir y también se puede curar”, es el mensaje que envía Núñez desde una ciudad que incluye la palabra esperanza.