El líder de Consenso Federal dijo que no se sintió del todo cómodo en el debate: “Sentí que estaba en un juego que no es el mío”, reconoció, y bregó por la búsqueda de acuerdos.

El candidato a presidente de Consenso Federal, Roberto Lavagna, fue el único que admitió no haberse sentido del todo cómodo durante la discusión, fundamentalmente por la polarización de posturas entre Mauricio Macri y Alberto Fernández. “Sentí que estaba en un juego que no es el mío; no creo que eso le aporte mucho a los argentinos”. Además, lamentó: “no veo que haya acuerdos”.

“Nadie quiere asumir fracasos. Las dos fuerzas que salieron primeras en las PASO se mantuvieron en sus posiciones”, criticó, y agregó: “Estos dos espacios que han fracasado, el gobierno anterior y el actual siguen intentando dominar de manera absoluta la escena política argentina con posturas duras, de un lado y del otro”.

Por otra parte, reiteró (como lo hizo este domingo) que el derecho humano más vulnerado en el país en este momento es el derecho a la alimentación de niños y jóvenes.