Cuáles son las graves irregularidades que detectó la OEA en las elecciones de Bolivia

El organismo había pedido repetir el proceso electoral que dio como ganador a Evo Morales en primera vuelta y que terminó provocando la renuncia del presidente.

La decisión de repetir las elecciones que anunció Evo Morales este domingo tiene como trasfondo el informe preliminar de la Organización de Estados Americanos (OEA). El equipo de auditores de la OEA encontró gravísimas irregularidades en todos los aspectos bajo investigación, lo que motivó al secretario general de la organización, Luis Almagro, a pedir la anulación de los comicios del 20 de octubre. Finalmente, todo desembocó en la renuncia de Morales.

El foco principal de la investigación fue el llamado Sistema de Transmisión de Resultados Preliminares o TREP, el complejo mecanismo de medición que sufrió un inesperado “apagón” cuando anticipaba una segunda vuelta electoral entre el presidente Evo Morales y el opositor Carlos Mesa. Tras permanecer suspendido casi un día, el sistema mostró un sorprendente cambio de tendencia y concedió a Morales los diez puntos de diferencia que le daban la victoria en primera vuelta.

En su investigación, los auditores revelaron que al menos uno de los servidores del sistema, inicialmente apartado para servir de base de datos para las autoridades electorales, “no se utilizó para el fin sobre el cual el equipo fue notificado” y que los datos del sistema fueron desviados a un servidor externo, fuera de la red oficial, y cuya existencia fue omitida.

“Resulta extraño que se redirija el flujo de datos a una red foránea, no prevista ni documentada. Resulta extremadamente grave y afecta a la transparencia del proceso”, señalaron los auditores, que tampoco entienden la ausencia de documentos sobre la interrupción del TREP.

Por todo ello, consideran que existió una “clara manipulación que afectó tanto los resultados de dicho sistema, como los del cómputo final”.

Actas bajo sospecha

Las actas electorales también fueron cuestionadas por los auditores, tras efectuar un análisis pericial de una muestra de 333 documentos, en particular en las mesas donde el partido de Morales, el Movimiento al Socialismo (MAS), obtuvo porcentajes extraordinariamente altos de votos.

“Del análisis efectuado se concluyó que 78 actas (23% de la muestra) presentaban irregularidades desde el punto de vista pericial. En algunos casos, se verificó que todas las actas de un mismo centro habían sido completadas por la misma persona”, según el informe.

Evo Morales renunció este domingo 10 desde Cochabamba. (AP)

Evo Morales renunció este domingo 10 desde Cochabamba. (AP)

De hecho, los auditores señalan que esa persona, en ocasiones, era precisamente el representante de mesa del partido de Morales, acreditado por partida doble como delegado principal del centro de votación.

De todos modos, los auditores manifestaron especialmente su incredulidad ante el porcentaje de votos favorables al MAS, que llegó a obtener el ciento por ciento de respaldo en algunos recuentos. “En algunos de estos documentos ni siquiera se había completado con un cero el campo correspondiente a los votos de los partidos opositores”, apuntan.

El equipo de investigadores detectó también falta de correspondencia entre firmas de actas originales y las copias distribuidas a las autoridades y la OEA e incluso falsificaciones. En otras circunscripciones de Potosí, Chuquisaca y Santa Cruz, parte de la documentación “fue incendiada”.

Caótica cadena de custodia

Incidentes como la quema de las actas dan a entender a los auditores de la OEA que “actualmente no existen los controles necesarios de cadena de custodia del material electoral sensible” y “evidencia la falta de resguardo, de previsiones adecuadas y poca coordinación entre los oficiales electorales y las fuerzas de seguridad”.

Resulta un problema grave porque en Bolivia no existe la posibilidad de efectuar un recuento de votos tradicional, así que el resguardo de las actas electorales es un aspecto crítico para dar las garantías al proceso electoral.

“El control de quien maneja las actas y el lugar en que se encuentran en cada momento es fundamental”, explican los auditores antes de describir como “contundentes” los hallazgos preliminares de su investigación, pendiente de un informe más completo.

Victoria inválida

“El equipo no puede validar una victoria en primera vuelta del presidente Evo Morales”, concluyen los auditores. Los investigadores de la OEA aluden a las proyecciones estadísticas del sistema de votación, fallidas también por su falta de precisión.

“Teniendo en cuenta las proyecciones estadísticas, resulta posible que el candidato Morales haya quedado en primer lugar y el candidato Mesa en segundo. Sin embargo, resulta improbable estadísticamente que Morales haya obtenido el 10% de diferencia para evitar una segunda vuelta”, estiman.

Como apunte final, el equipo añade que su labor fue desempeñada sin ningún tipo de cortapisas por las autoridades bolivianas, que habían decidido aceptar su dictamen como vinculante, en un intento de aplacar tanto las demandas de la oposición como la enorme tensión social que vive el país.

Este informe preliminar que la OEA puso a disposición del público este domingo tenía prevista su publicación el próximo miércoles, pero el secretario general de la organización, Luis Almagro, decidió adelantar su difusión.

Con información de DPA