El derecho universal a la respiración

En ausencia de camas de hospital, respiradores, pruebas masivas, máscaras, desinfectantes a base de alcohol y otros dispositivos de cuarentena para los ya afectados, muchos, lamentablemente, no pasarán por el agujero de la aguja

Las más leídas

*Por Achille Mbembe

Algunas personas ya están hablando de "post-Covid-19". ¿Por qué no? Sin embargo, para la mayoría de nosotros, especialmente en aquellas partes del mundo donde los sistemas de salud han sido devastados por años de abandono organizado, lo peor está por venir. En ausencia de camas de hospital, respiradores, pruebas masivas, máscaras, desinfectantes a base de alcohol y otros dispositivos de cuarentena para los ya afectados, muchos, lamentablemente, no pasarán por el agujero de la aguja.

1.

Hace algunas semanas, ante el tumulto y la agitación que se avecinaba, algunos de nosotros tratamos de describir estos tiempos que estamos viviendo. Un tiempo sin garantías ni promesas, en un mundo cada vez más dominado por el obsesionado por su propio fin. Pero también un tiempo caracterizado por “una redistribución desigual de la vulnerabilidad” y por “nuevos y ruinosos compromisos con formas de violencia tan futuristas como arcaicas”, adjuntamos (Achille Mbembe y Felwine Sarr, ed. de; Politique des temps, París, Philippe Se produjo una inflamación sistémica. Aquellos que, antes del ataque, ya tenían problemas cardiovasculares, neurológicos o metabólicos, o sufrían de patologías relacionadas con la contaminación, sufrieron los ataques más furiosos. Sin aliento y privados de respiradores, algunos se fueron como si estuvieran huyendo, de repente, sin ninguna posibilidad de decir adiós. Sus restos fueron inmediatamente cremados o enterrados. En soledad. Nos dijeron que nos deshiciéramos de ellos lo antes posible. Rey 2019, págs. 8-9). Davantage encore, temps du brutalisme (Achille Mbembe, Brutalisme, París, La Decouverte 2020).

Más allá de sus orígenes en el movimiento arquitectónico de mediados del siglo XX, definimos el brutalismo como el proceso contemporáneo “por el cual el poder como fuerza geomórfica se constituye, expresa, reconfigura, actúa y reproduce ahora”. ¿Por qué, si no por “fractura y agrietamiento”, por “el desdoblamiento de los vasos”, “perforación” y “vaciado de sustancias orgánicas” (11), en resumen, por lo que llamamos “agotamiento” (9-11)?

Con razón hemos llamado la atención sobre la dimensión molecular, química e incluso radiactiva de estos procesos: “¿La toxicidad, es decir, la multiplicación de los productos químicos y los residuos peligrosos, no es una dimensión estructural del presente? Estas sustancias y desechos no sólo atacan a la naturaleza y al medio ambiente (aire, suelo, agua, cadenas alimenticias), sino también a los cuerpos así expuestos al plomo, fósforo, mercurio, berilio y refrigerantes” (10).

Por supuesto, nos referíamos a “cuerpos vivos expuestos al agotamiento físico y a todo tipo de riesgos biológicos, a veces invisibles”. Sin embargo, no mencionamos los virus por su nombre (casi 600.000, transportados por todo tipo de mamíferos), excepto metafóricamente, en el capítulo dedicado a los “cuerpos fronterizos”. Pero por lo demás, es de hecho la política de los seres vivos en su conjunto lo que estaba de nuevo en cuestión (Achille Mbembe, Necropolítica, Duke University Press 2019). Y es esto último lo que el coronavirus pone de relieve.

2.

En estos tiempos púrpura -asumiendo que la característica distintiva de todos los tiempos es su color- quizá deberíamos comenzar por inclinarnos ante todos aquellos que ya nos han dejado. La barrera de los alvéolos pulmonares se ha roto, el virus se ha infiltrado en su torrente sanguíneo. Luego atacó sus órganos y otros tejidos, comenzando por los más expuestos.

Se produjo una inflamación sistémica. Aquellos que, antes del ataque, ya tenían problemas cardiovasculares, neurológicos o metabólicos, o sufrían de patologías relacionadas con la contaminación, sufrieron los ataques más furiosos. Sin aliento y privados de respiradores, algunos se fueron como si estuvieran huyendo, de repente, sin ninguna posibilidad de decir adiós. Sus restos fueron inmediatamente cremados o enterrados. En soledad. Nos dijeron que nos deshiciéramos de ellos lo antes posible.

Pero ya que estamos aquí, por qué no añadir a estos, todos los demás, y hay decenas de millones de ellos, víctimas del SIDA, cólera, malaria, Ébola, Nipah, fiebre de Lasse, fiebre amarilla, Zika, chikungunya, cánceres de todo tipo, epizootias y otras pandemias animales como la fiebre porcina o la lengua azul, de todas las epidemias imaginables e inimaginables que durante siglos han asolado pueblos sin nombre en tierras lejanas, sin mencionar las sustancias explosivas y otras guerras de saqueo y ocupación que mutilan y diezman decenas de miles y arrojan a cientos de miles de seres humanos errantes por los caminos del éxodo.

¿Cómo olvidar, por otra parte, la deforestación intensiva, los megafuegos y la destrucción de los ecosistemas, la acción nociva de las empresas contaminantes y destructoras de la biodiversidad, y hoy en día, ya que el encierro ya forma parte de nuestra condición, las multitudes que pueblan las prisiones del mundo, y aquellas otras cuyas vidas se ven destrozadas por muros y otras técnicas de establecimiento de fronteras, ya sean los innumerables puestos de control que salpican muchos territorios, o los mares, los océanos, los desiertos y todo lo demás?

Ayer y antes de ayer, se trataba de la aceleración, de las extensas redes de conexión que se extienden por todo el planeta, de la inexorable mecánica de la velocidad y la desmaterialización. Es en el mundo de la computación donde se supone que está el futuro de los grupos humanos y la producción material, así como el de los seres vivos. Con la lógica ubicua, la circulación de alta velocidad y el almacenamiento masivo de datos, ahora bastaba con "transferir a un duplicado digital todas las habilidades de los vivos" y eso era todo (Cf. Alexandre Friederich, H+. Vers une civilisation 0.0, París, Ediciones Allia 2020, p. 50). La etapa suprema de nuestra breve historia en la Tierra, el ser humano podría finalmente transformarse en un dispositivo de plástico. Se preparó el camino para completar el viejo proyecto de extensión del mercado infinito.

En medio de la intoxicación general, es esta raza dionisíaca, descrita en otra parte de Brutalismo, la que el virus viene a frenar, sin embargo la interrumpe definitivamente, aunque todo permanezca en su lugar. El momento, sin embargo, de la asfixia y la putrefacción es ahora, el amontonamiento y la cremación de cadáveres, en una palabra, la resurrección de los cuerpos vestidos, para ocasiones, con sus más bellas máscaras funerarias y virales. Para los humanos, ¿está la Tierra a punto de transformarse en una ruidosa rueda, la necrópolis universal? ¿Hasta dónde llegará la propagación de las bacterias de los animales salvajes a los humanos si, de hecho, cada 20 años hay que talar casi 100 millones de hectáreas de bosques tropicales (los pulmones de la tierra)?

Desde el comienzo de la revolución industrial en Occidente, casi el 85% de los humedales han sido drenados. A medida que la destrucción de los hábitats continúa sin cesar, las poblaciones humanas en estado de salud precario están expuestas a nuevos patógenos casi cotidianamente. Antes de la colonización, los animales salvajes, los principales reservorios de patógenos, estaban confinados a entornos en los que sólo vivían poblaciones aisladas. Este fue el caso, por ejemplo, de los últimos países con bosques que quedan en el mundo, aquellos de la cuenca del Congo.

Hoy en día, las comunidades que vivían y dependían de los recursos naturales de esos territorios han sido expropiadas. Expulsados de sus hogares por la venta de tierras por regímenes tiránicos y corruptos y el otorgamiento de vastas concesiones estatales a consorcios agroalimentarios, ya no pueden mantener las formas de autosuficiencia alimentaria y energética que les han permitido durante siglos vivir en equilibrio con el monte.

3.

En estas condiciones, una cosa es preocuparse por la muerte de los demás, que ocurre demasiado lejos. Otra es tomar conciencia repentinamente de la propia pericibilidad, tener que vivir cerca de la propia muerte, contemplarla como una posibilidad real. Tal es, en parte, el terror de estar confinado a la propia vida, de tener que responder finalmente por su vida y su nombre.

Responder aquí y ahora por nuestra vida en esta Tierra con otros (incluyendo los virus) y por nuestro nombre en común es, en efecto, el mandato que este momento patógeno impone a la especie humana. El momento patógeno, pero también el momento catabólico por excelencia, el de la descomposición de los cuerpos, la clasificación y eliminación de todo tipo de desechos humanos -la “gran separación” y el gran confinamiento, en respuesta a la desconcertante propagación del virus y como consecuencia de la extensa digitalización del mundo.

Pero por mucho que intentemos deshacernos de él, al final todo vuelve al cuerpo. Habremos tratado de injertarlo en otros soportes, para convertirlo en un cuerpo-objeto, un cuerpo-máquina, un cuerpo digital, un cuerpo ontofánico. Vuelve a nosotros en la asombrosa forma de una enorme mandíbula, vehículo de contaminación, vector de pólenes, esporas y moho.

Saber que uno no está solo en esta prueba, o que puede haber muchos de nosotros que huirán, es sólo un vano consuelo. Por qué de lo contrario nunca habremos aprendido a vivir con los vivos, a preocuparnos realmente por el daño causado por el hombre en los pulmones de la Tierra y en su organismo. Como resultado, nunca hemos aprendido a morir. Con el advenimiento del Nuevo Mundo y, algunos siglos más tarde, la aparición de las “razas industrializadas”, hemos elegido esencialmente, en una especie de vicariato ontológico, delegar nuestra muerte a otros y hacer de la existencia misma un banquete sacrificial.

Pronto, sin embargo, ya no será posible delegar su muerte a otros. Este último ya no morirá en nuestro lugar. No sólo estaremos condenados a asumir, sin mediación, nuestra propia muerte. Cada vez habrá menos posibilidades de despedida. Se acerca la hora de la autofagia y, con ella, el fin de la comunidad, ya que apenas hay una comunidad digna de ese nombre donde decir adiós, es decir, recordar a los vivos, ya no sea posible.

Porque la comunidad, o más bien lo común no descansa únicamente en la posibilidad de decir adiós, es decir, de tomar con los demás una cita única y volver a honrarla reiteradamente. Lo común también se basa en la posibilidad de compartir incondicionalmente y cada vez retomar algo absolutamente intrínseco, es decir, incalculable y por lo tanto invaluable.

4.

El cielo obviamente se está volviendo cada vez más oscuro. Atrapada en el estrangulamiento de la injusticia y la desigualdad, gran parte de la humanidad está amenazada por la gran asfixia, y la sensación de que nuestro mundo está en un estado de aplazamiento continúa extendiéndose.

Si en estas condiciones, de un día para otro debe haber alguno, difícilmente puede ser a costa de unos pocos, siempre los mismos, como en la Vieja Economía. Tendrá que ser necesariamente para todos los habitantes de la Tierra, sin distinción de especie, raza, sexo, ciudadanía, religión o cualquier otro marcador de diferenciación. En otras palabras, sólo puede ser al precio de una gigantesca ruptura, el producto de una imaginación radical.

Un simple replanteo no será suficiente. En el medio de este cráter, literalmente tendremos que reinventar todo, empezando por lo social. Porque cuando trabajar, abastecerse, obtener información, mantenerse en contacto, nutrir y sostener los lazos, hablar e intercambiar, beber juntos, celebrar el culto u organizar funerales sólo se hace a través de pantallas, es hora de darse cuenta de que estamos por todos lados rodeados por anillos de fuego. En gran medida, el digital es el nuevo agujero excavado en la tierra por la explosión. A la vez trinchera, cápsula y paisaje lunar, es el búnker donde el hombre y la mujer aislados son invitados a esconderse.

Se cree que a través de lo digital, el cuerpo de carne y hueso, el cuerpo físico y mortal será liberado de su peso e inercia. Al final de esta transfiguración, podrá finalmente emprender el cruce del espejo, alejado de la corrupción biológica y devuelto al universo sintético de los flujos. Una ilusión, ya que así como no habrá casi ninguna humanidad sin un cuerpo, tampoco la humanidad experimentará la libertad sola, fuera de la sociedad o a expensas de la biosfera.

Por lo tanto, debemos comenzar de nuevo si, para las necesidades de nuestra propia supervivencia, es imperativo devolver a todos los seres vivos (incluida la biosfera) el espacio y la energía que necesitan. En su lado oscuro, la modernidad habrá sido de principio a fin una guerra interminable contra los seres vivos. E está lejos de haber terminado. Una de las modalidades de esta guerra es el sometimiento a la tecnología digital. Está llevando directamente al empobrecimiento del mundo y a la desecación de secciones enteras del planeta.

Es de temer que después de esta calamidad, lejos de santificar a todas las especies vivas, el mundo entre desgraciadamente en un nuevo período de tensión y brutalidad. En el nivel geopolítico, la lógica de la fuerza y el poder seguirá prevaleciendo. En ausencia de una infraestructura común, se acentuará la feroz división del globo y se intensificarán las líneas de segmentación. Muchos estados tratarán de fortalecer sus fronteras con la esperanza de protegerse del mundo exterior. También lucharán para reprimir su violencia constitutiva, que descargarán como habitualmente sobre los más vulnerables. La vida detrás de las pantallas y en enclaves protegidos por empresas de seguridad privada se convertirá en la norma.

En África, en particular, y en muchas partes del Sur global, la extracción de energía intensiva, la fumigación agrícola y la depredación en el acaparamiento de tierras y la destrucción de bosques continuarán su marcha. De eso depende la alimentación y el enfriamiento de los chips y las supercomputadoras. El suministro y la entrega de recursos y energía para la infraestructura informática mundial se harán a costa de restringir aún más la movilidad humana. Mantener el mundo a distancia se convertirá en la norma, para expulsar los riesgos de toda clase del mundo exterior. Pero sino abordamos nuestra precariedad ecológica, esta visión catabólica del mundo, inspirada en las teorías de la inmunización y el contagio, hará poco por romper el estancamiento planetario en el que nos encontramos.

De las guerras libradas contra los vivos, se puede decir que su principal propiedad era quitarte el aliento. Como un gran obstáculo para la respiración y la reanimación de los cuerpos y tejidos humanos, Covid-19 sigue la misma trayectoria. De hecho, ¿cuál es el propósito de la respiración si no es la absorción de oxígeno y la liberación de dióxido de carbono, o un intercambio dinámico entre la sangre y los tejidos? Pero al ritmo que crece la vida en la Tierra, y dado lo que queda de la riqueza del planeta, ¿estamos tan lejos del momento en que habrá más dióxido de carbono para inhalar que oxígeno para respirar?

Antes de este virus, la humanidad ya estaba amenazada de asfixia. Por lo tanto, para que haya guerra, ésta no debe ser tanto contra un virus en particular como contra todo lo que condena a la mayor parte de la humanidad a un cese prematuro de la respiración, todo lo que ataca fundamentalmente a las vías respiratorias, todo lo que durante la larga duración del capitalismo habrá confinado a segmentos enteros de poblaciones y a razas enteras a una respiración difícil y jadeante, a una vida pesada. Pero para salir, todavía tenemos que entender la respiración más allá de los aspectos puramente biológicos, como algo común a nosotros y que, por definición, escapa a todo cálculo. Al hacerlo, estamos hablando de un derecho universal a la respiración.

Como lo que está tanto sobre la tierra como en nuestro terreno común, el derecho universal a respirar no es cuantificable. No puede ser apropiado. Es un derecho con respecto a la universalidad no sólo de cada miembro de la especie humana, sino de todos los seres vivos en su conjunto. Por lo tanto, debe entenderse como un derecho fundamental a la existencia. Como tal, no puede ser objeto de confiscación y, por lo tanto, no está sujeto a ninguna soberanía, ya que recapitula el principio soberano en sí mismo. También es un derecho original de habitación de la Tierra, un derecho que pertenece a la comunidad universal de los habitantes de la Tierra, humanos y no humanos (Sarah Vanuxem, La propriété de la Terre, París, Wildproject 2018; y Marin Schaffner, Un sol commun. Lutter, habiter, penser, Paris, Wildproject 2019).

La demanda habrá sido presentada mil veces. Podemos recitar las cargas principales con los ojos cerrados. Ya sea que se trate de la destrucción de la biosfera, el abordaje de las mentes por la tecnociencia, la ruptura de la resistencia, los ataques repetidos a la razón, la cretinización de las mentes, el surgimiento de determinismos (genéticos, neuronales, biológicos, ambientales), los peligros para la humanidad son cada vez más existenciales.

De todos estos peligros, el mayor es que toda la vida se hará imposible. Entre aquellos que sueñan con descargar nuestra conciencia en las máquinas y aquellos que están convencidos de que la próxima mutación de la especie radica en nuestra liberación de nuestra cáscara biológica, la brecha es insignificante. La tentación eugenésica no ha desaparecido. Por el contrario, está en la raíz de los recientes avances de la ciencia y la tecnología.

Mientras tanto, hay una pausa repentina, no de la historia, sino de algo que todavía es difícil de comprender. Porque esta interrupción no es de nuestra voluntad, sino forzada. En muchos sentidos, es a la vez imprevista e imprevisible. Pero lo que necesitamos es una interrupción voluntaria, consciente y plenamente consensuada, de lo contrario, habrá poco después. Sólo habrá una secuencia ininterrumpida de eventos imprevistos.

Si, de hecho, el covid-19 es una expresión espectacular del impase planetario en el que se encuentra la humanidad, entonces se trata, ni más ni menos de recomponer una Tierra habitable para que  ofrezca a todo el mundo la posibilidad de una vida respirable. Por lo tanto, se trata de recuperar las fuentes de nuestro mundo, con el objetivo de forjar nuevas tierras. La humanidad y la biosfera están vinculadas. Uno no tiene futuro sin el otro. ¿Podremos redescubrir nuestra pertenencia a la misma especie y nuestro vínculo inquebrantable con todos los seres vivos? Esta puede ser la pregunta, la última pregunta, antes de que la puerta se cierre de una vez por todas.

[1] Este texto apareció originalmente en AOC (www.aoc.media) bajo el título “Le droit universel à la respiration” Traducción del francés de Diego Roldán.

spot_img
spot_img

Se está leyendo

Lo último

TEMAS RELACIONADOS

Te recomendamos

Newell's está a un paso de cerrar la llegada de Saúl Salcedo

Una cara nueva para Sebastián Méndez: la dirigencia de Newell's está a punto de cerrar la llegada de Saúl Salcedo, defensor paraguayo de 26...

El Gobierno confirmó la convocatoria a paritarias

El ministro de trabajo de Santa Fe, Roald Báscolo, confirmó que la próxima semana se llevará a cabo la convocatoria a la paritaria central,...

Como clonar WhatsApp: Una guía para padres sobre la privacidad digital de los niños

Como padre, preocuparse por la seguridad digital y la privacidad de sus hijos es una preocupación comprensible. Con los teléfonos inteligentes cada vez más...

Rafaela: comenzó la 32ª edición del Torneo Infantil “Leoncito”

El Torneo de Fútbol Infantil “Leoncito” inició su 32ª edición en Rafaela con la participación de más de 200 equipos de todo el país. Durante el evento, se realizarán diversas actividades en el predio de la Escuelita del “9” y en el estadio del club.

Te puede interesar

El comunicado de ANSES sobre el aumento histórico para jubilados y pensionados

La Administración Nacional de la Seguridad Social (ANSES) realizará pagos que beneficiarán a muchos titulares, pero depende de la situación a nivel judicial.

Qué indumentaria usará la Selección Argentina en la final de la Copa América 2024

El próximo domingo, desde las 21, el equipo de comanda Lionel Scaloni irá en la búsqueda del bicampeonato continental.

Preocupación por la salud de Jorge Lanata: qué dice el primer parte médico oficia

El periodista -que pasó por un trasplante de riñón- sigue en la terapia intensiva del Hospital Italiano por una infección urinaria, pero se encuentra estable.

Rosario: siete personas detenidas acusadas de vender cocaína, marihuana y armas

Efectivos de la Policía de Seguridad Aeroportuaria allanaron dos viviendas en el barrio "Villa Banana".

Hallaron un cuerpo en las afueras de Ricardone

Investigan si se trata de una mujer con pedido de paradero. Los restos se encuentran en avanzado estado de descomposición.

Córdoba: encontraron a una beba muerta en una bolsa de basura

La Policía de Córdoba halló a la recién nacida este jueves en el barrio Ferreyra.

Desaparición de Loan: Burlando denunciará al Gobierno de Corrientes por encubrimiento

Uno de los abogados de la familia del menor subrayó que realizará la denuncia en los Tribunales de Comodoro Py. "Cuando se habla de Valdés y de funcionarios, la Justicia no reacciona, ¿o no lo ven?”, se quejó.

Argentina sigue sumando conectividad, Air Canada volará diario desde diciembre

La compañía mira con frecuencias todos los días Buenos Aires con Toronto.

Ciudades

Le dispararon dos balazos a un hombre en situación de calle en el norte de la ciudad

Un hombre de 40 años en situación de calle fue herido este viernes alrededor de las 18 en el norte de la ciudad. El...

Se registraron robos de más de dos mil luces led en Rosario

En los últimos meses se registraron más de dos mil robos de luces led en la ciudad de Rosario y hasta alguno de los...

Festejos y chocolatada caliente: Calle Recreativa tendrá una edición especial por vacaciones de invierno

Este domingo 14 de julio infancias y grandes podrán disfrutar de una edición especial del programa Calle Recreativa. En el marco de las actividades...

Vallejos finaliza con grandes logros su recorrido estratégico en España

En su visita a España para el XXVI Congreso del CIDEU, el intendente de Reconquista, Dr. Amadeo Enrique Vallejos, recorrió puntos clave de Cataluña, explorando oportunidades para el crecimiento económico y el desarrollo tecnológico de su región.

Política

AMIA: Mariano Cúneo Libarona y Patricia Bullrich presentaron el proyecto de juicio en ausencia

Los funcionarios de La Libertad Avanza (LLA) presentarán la iniciativa que tiene como objetivo avanzar en el procesamiento de los ciudadanos iraníes acusados.

Petri celebró el regreso del desfile militar para el Día de la Independencia

"Orgulloso de nuestras Fuerzas Armadas, de su amor a la patria y de nuestros veteranos que volvieron a desfilar con el reconocimiento que se merecen!", escribió Petri en su cuenta de X.

Javkin: “Que el Pacto de Mayo sea también el consenso para construir una Argentina federal”

El intendente de Rosario encabezó este martes el acto oficial por el 9 de Julio en el parque Independencia y la referencia al acuerdo entre el presidente Javier Milei y 18 gobernadores, entre ellos el santafesino Maximiliano Pullaro, fue ineludible. 

Provinciales

Provincia destina a los créditos Nido el ahorro por la compra eficiente en vívieres para cárceles

Con el objetivo de lograr mayor eficiencia y transparencia para equilibrar las cuentas públicas del Estado, el Gobierno provincial implementa nuevos métodos en el...

Unos 75 mil alumnos de Santa Fe reciben los vouchers educativos de Nación

El Gobierno Nacional aprobó el programa de “vouchers educativos” para 54.663 padres o tutores con sus 74.844 hijos a cargo que asisten a establecimientos privados de la provincia de Santa Fe, tanto de...

Avanzan las reparaciones en la autopista Rosario - Santa Fe

Los trabajos, iniciados durante la gestión del gobernador Maximiliano Pullaro se desarrollan a través de tres grupos de trabajo, en ambos sentidos de circulación.

Deportes

Qué indumentaria usará la Selección Argentina en la final de la Copa América 2024

El próximo domingo, desde las 21, el equipo de comanda Lionel Scaloni irá en la búsqueda del bicampeonato continental.

Pulga Rodríguez: "Pisar la cancha de Atlético Tucumán siempre significa algo muy lindo"

Más allá de su cercanía con Colón, se sabe que la segunda casa de Luis Miguel Rodríguez es Atlético Tucumán y en particular el...

Novak Djokovic venció a Lorenzo Musetti y repetirá la final de Wimbledon con Carlos Alcaraz

El tenista serbio Novak Djokovic superó al italiano Lorenzo Musetti (25°) por 6-4, 7-6 (2) y 6-4 y repetirá la final de Wimbledon 2024 con el español Carlos Alcaraz, defensor del título. Musetti dio la cara...

Espectáculos

Preocupación por la salud de Jorge Lanata

El conductor está en el Hospital Italiano desde junio, cuando se complicó una intervención programada.

Qué famosísima actriz es la nueva angelita de LAM

El conductor del ciclo de América, Ángel de Brito, reveló quién se incorpora a su picante panel.

Catherine Fulop mostró el momento en que Oriana se probó su vestido de novia en Milán

La mamá de la futura esposa de Paulo Dybala la acompañó a su prueba de vestido en la ciudad italiana.

Novedades

Quién es el hacker al que detuvieron por ser el creador de la web pirata “Fútbol Libre”

El fiscal a cargo de la investigación dio detalles. El acusado está en Buenos Aires y tendrá que declarar este jueves.

Miss Inteligencia Artificial 2024: ¿Quién es la ganadora?

Una influencer marroquí irreal conquistó a los jueces en la final de la competencia y venció a 9 competidoras.

El gran cambio de WhatsApp en las videollamadas

WhatsApp continúa expandiendo sus funciones para que los usuarios mejoren su experiencia.

Turismo

Vacaciones en Buenos Aires: un parque temático de invierno y más de 200 actividades culturales y educativas

En el Parque de la Ciudad habrá un Parque Temático con una pista de patinaje, juegos y talleres y pista de karting. Y además se presenta una gran agenda de actividades culturales, recreativas y artísticas para chicos y grandes.

Lanzan Elegí Argentina, el nuevo Previaje

Cuáles son las promociones y cuotas para viajar con descuento en vacaciones de invierno 2024. De qué se trata el programa de beneficios.

El Parque Provincial Cayastá, la novedosa propuesta para disfrutar el invierno en Santa Fe

A partir de una iniciativa del Gobierno de la Provincia, durante julio se suman recorridos vinculados al ambiente y la biodiversidad en el Parque Arqueológico ubicado a la vera de la RP Nº1.

Sociedad

¡Harvard dice! ¿Cuántas veces por semana se puede comer pan sin subir de peso?

Es el alimento favorito para acompañar varias comidas y uno de los elegidos a la hora de hacer una picada, pero no sería saludable ingerirlo todos los días.

Los mercados de apuestas más alternativos

Las apuestas deportivas han ido evolucionando a pasos agigantados a través de los años, sin embargo, con la acelerada llegada de la digitalización a...

¿Distancia social? Los argentinos, casi últimos en el ranking

Con 76 centímetros, Argentina quedó en el puesto 54, sobre un total de 56. Rumanía encabeza la lista con 139 centímetros y Austria es la última, con 71.

Regionales

En el 135º aniversario de Nelson, Provincia inauguró nueva sede del Registro Civil

En este contexto, además, se firmó un convenio con la comuna a través del programa “Casate con tu ciudad como testigo”.

Comienzan a circular nuevos servicios de colectivos en Las Colonias y La Capital

Desde el lunes 15, los vecinos de los departamentos La Capital y Las Colonias tendrán más y mejor transporte, con nuevos recorridos y horarios.

El Gobierno de Avellaneda prorroga el llamado a licitación para la tercera vía

El Gobierno de Avellaneda ha prorrogado el llamado a licitación para la tercera vía, extendiendo el plazo hasta el 9 de agosto de 2024. La licitación busca contratar servicios de consultoría para el proyecto ejecutivo de la Conexión Vial Urbana entre Avellaneda y Reconquista, con el objetivo de asegurar una amplia participación y competencia.

Sucesos

Rosario: siete personas detenidas acusadas de vender cocaína, marihuana y armas

Efectivos de la Policía de Seguridad Aeroportuaria allanaron dos viviendas en el barrio "Villa Banana".

Salideras bancarias en Santa Fe: cómo operaba la banda atrapada

La fiscal Nuzzo imputó a los dos sospechosos detenidos en el macrocentro de Santa Fe que intentaron cometer una salidera. Aún se busca a otros dos prófugos.

Condenaron a "Chucky" Ríos, jefe de La Negrada

Brian Emanuel "Chucky" Ríos, fue condenado a ocho años y seis meses de prisión por haber sido uno de los jefes de una asociación...